En ocasión del día de Canarias, he indagado sobre la historia de Canarias y he conocido a mujeres que, si bien fueron algunos nombres conocidos, no recibieron el reconocimiento que verdaderamente se merecían.

Carlota de la Quintana y López de Arroyave

Nacida en 1909, fue la primera doctora especialista de Canarias y la tercera de España. Rompió moldes de la época, ya que en 1930 eran muy pocas las mujeres españolas que accedían a la universidad y la medicina era una profesión llevada a cabo por hombres. Con 25 años ya había finalizado la carrera de Medicina y el doctorado. Entonces decidió completar sus conocimientos en Alemania y Suiza. En los años 40 regresó a la isla como la primera doctora de Canarias, ejerciendo en Las Palmas de Gran Canaria.

Mara González

«Tamaragua, señores, o lo que es lo mismo, buenos días, bienvenidos y bienhallados». María del Pino González González, la voz de Canarias, despertaba así a todos los isleños cada mañana. Nacida en el barrio de San Blas, en Santa María de Guía, Mara González fue una periodista que forma parte de la memoria radiofónica de las Islas, sonando en los hogares canarios desde el año 1966. 

Mercedes Pinto Armas de la Rosa y Clós

Nació en San Cristóbal de La Laguna el 12 de octubre de 1883. Fue conocida desde muy joven como «la poetisa canaria», ya que con apenas 14 años ya había obtenido galardones en diferentes concursos de ámbito regional. El hecho que marcó su trayectoria fue la innovadora ponencia que el 25 de noviembre de 1923 leyó en la Universidad Central de Madrid, El divorcio como medida higiénica, razón por la cual fue desterrada por orden del dictador Primo de Rivera.

En Uruguay dispuso de cargos especiales en el Gobierno, siendo la primera mujer oradora del gabinete. Fundó en su propia casa la Casa del Estudiante para la promoción cultural en amplios sectores sociales e inició la revista Vida Canaria. En 1926 escribió su novela más conocida, Él, que fue adaptada por Luis Buñuel al cine en 1952 y otras obras como Cantos de muchos puertos o Un señor cualquiera. Asimismo, trabajó en revistas como Mundo Uruguayo y en el diario El Día y creó su propia compañía de teatro, la Compañía Teatral de Arte Moderno, en la que figura como asesora literaria y directora artística.

En 1933 se trasladó con su familia a Chile, donde conoció a Pablo Neruda, quien, impresionado por su personalidad, le dedicaría unos versos. Fue en este país donde publicó su segunda novela, Ella, en 1934. Desde 1935 hasta 1943 residió en Cuba, donde efectuó una ingente tarea en defensa de la República española y ocupó el puesto de Educadora de Conferencistas.

Finalmente, en 1943 se instaló en México. Durante toda su vida, Mercedes desarrolló una intensa actividad como oradora y dramaturga, declarándose una gran defensora de los derechos de las mujeres, la clase obrera y la modernización de la educación. También residió algunas temporadas en Madrid, donde sus hijos empezaban a trabajar en el cine, donde incluso ella apareció como artista invitada en El coleccionista de cadáveres (Santos Alcocer, 1966) y Días de viejo color (Pedro Olea, 1967). A pesar de estas visitas esporádicas nunca permaneció mucho tiempo en la España franquista. Hasta el momento de su muerte, en 1976, mantuvo una intensa actividad periodística publicando sus últimas colaboraciones en el suplemento jueves de Excelsior.

Texto Escrito por Gara Lacaba en colaboración con la presidenta Cristina Pulido

Información sacada de: https://matadornetwork.com/es/5-mujeres-canarias-que-hicieron-historia/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *