Fue en el año 2.000 cuando la Asamblea General de la ONU designa el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, invitando a gobiernos, organizaciones internacionales y a ONGs a tomar cartas en el asunto y coordinar actividades que eleven la conciencia pública en cuanto a la eliminación de todas las formas de violencia contra las mujeres.

La fecha fue elegida para honrar la memoria de las hermanas Mirabal, tres activistas políticas de la República Dominicana que fueron brutalmente asesinadas en 1960 por orden del gobernante dominicano, Rafael Trujillo.

Este día es sumamente importante ya que la violencia contra las mujeres y niñas es la más extendida del mundo actual. Se cree que el motivo es la impunidad de la cual disfrutan los perpetradores, y el silencio, la estigmatización y la vergüenza que sufren las víctimas.

La violencia contra las mujeres y niñas se manifiesta de forma física, sexual y psicológica e incluye básicamente los siguientes supuestos:

Aunque todas las mujeres, en todas partes del mundo, pueden sufrir violencia de género, algunas mujeres y niñas son particularmente vulnerables. Por ejemplo las niñas y las mujeres más mayores, las mujeres que se identifican como lesbianas, bisexuales, transgénero o intersex, las migrantes y refugiadas, las de pueblos indígenas o minorías étnicas, o mujeres y niñas que viven con el VIH y discapacidades, y aquellas en crisis humanitarias.

En un mundo donde una de cada tres mujeres sufre violencia sexual o física, en su mayoría, por parte de su pareja, podemos imaginar la dificultad añadida para estas mujeres de permanecer confinadas en casa con sus agresores.

Está claro que los confinamientos decretados en el ámbito de la pandemia de COVID-19 ha intensificado la violencia en el hogar, de forma que paralelamente al coronavirus, se ha desarrollado otra pandemia a la sombra, y es la de la violencia hacia las mujeres y las niñas.

Además los servicios esenciales de casas de acogida, refugios y líneas de atención y de ayuda se han visto sobrepasados por las circunstancias.

Por ello se requiere un esfuerzo y una responsabilidad por parte de todos para terminar con esta lacra social.

En el contexto de la pandemia de COVID-19, muchas mujeres están atrapadas en casa con sus maltratadores. Puede ser alguien muy cercano a ti. Si sospechas que alguien puede estar en peligro, asegurate, pregúntale si está bien y si todo va bien en casa.

Infórmate sobre la violencia de género, conoce los servicios de ayuda más cercanos.

Si sospechas que su vida o la de sus hijos corre peligro, llama a la policía. Tú puedes hacer la diferencia.

El Ministerio de Igualdad, por medio de la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, presta el Servicio telefónico de información y de asesoramiento jurídico en materia de violencia de género, a través del número telefónico de marcación abreviada 016. Además, las consultas se pueden dirigir por correo electrónico al servicio 016 online: 016-online@igualdad.gob.es.

Cristina Pulido – Presidenta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *